La escuela del mercado

La escuela del mercado en Latinoamérica

Desde mi punto de vista, ninguna universidad o escuela de negocios nos ofrece la oportunidad de aprender tanto en tan poco tiempo, como la lección que nos puede aportar un paseo observando el trabajo que realizan los vendedores de los múltiples y variopintos tenderetes que conforman los mercados en Latinoamérica, donde podemos encontrar cualquier tipo de producto, presentado a través de diversas técnicas y estrategias de marketing y de ventas.

Cuando estoy en Latinoamérica, me llama especialmente la atención, la forma en que se exhiben los productos, ya sean de alimentación, moda o artículos de regalo, puestos en escena mediante improvisados soportes que van desde el nivel del suelo, hasta diversos expositores formados por mesas, cajas, contenedores y otros elementos diseñados para atraer a los transeúntes, teniendo en cuenta el escaso lineal con el que disponen estos audaces vendedores forjados por la experiencia para elaborar una eficaz estrategia de marketing a fin de potenciar las ventas.

 

 

Se trata de amables vendedores con un alto grado de eficacia y provistos de una excepcional psicología de ventas, teniendo en cuenta que posiblemente no han asistido a ninguna clase de merchandising, de marketing o de ventas, pero donde se puede apreciar un afinado sentido estratégico en la localización y presentación de sus productos en el mini lineal del que disponen a pie de calle. Sin duda, no resulta una tarea fácil, dado la cantidad de productos que disponen.

Aquí es donde apreciamos y podemos entender en buena medida, que el ser humano posee un sentido innato hacia el marketing para vender sus productos de la mejor forma posible, apelando a todo lo que puede potenciar su venta. En primer lugar, el “jarabe de pico” como argumentario de ventas a la hora de ofrecer las cualidades de sus productos; el vendedor sabe lo que tiene que decir, no crean que su argumento es el mismo para todos sus clientes, a cada cual le dirá algo diferente, algo que le haga desear el producto y que le induzca a la acción de comprar…porque sus argumentos de venta rebosan creatividad y astucia… y, por supuesto también, la forma en la que presentan los artículos, ya que su merchandising es digno de ver y analizar. Se aprecia una estrategia bien desarrollada y perfeccionada con el paso de los años, aprendida en la “universidad del mercado”, y que muchas veces nos sirven en las explicaciones que damos en las universidades y escuelas de negocio a los alumnos, y es por ello, que agradezco y defiendo este tipo de actividades donde aprendo en cada paseo que doy por la escuela del mercado en Latinoamérica.